Thursday, July 13, 2017

Lejos

Cuán triste ha de estar el alma
Ociosamente reposando en la obscuridad,
Con tal desgano que no la deja siquiera
Levantar la pluma para respirar.

Cuán lejos se siente el caballo
Al haber huido a desierto tal
Que aún cuando cavalgando por días
Se da vuelta mas no ve el mar.

Cuán marchita la rosa roja
En el vidrio brillante del palacio
Sigue seca y llorando sin vida
Aún cuando la riegan y riegan sin descanso.

Cuán desalmado yace el poeta
Con pluma y pañuelo envuelto
En tal sangre que ha sufrido por años
Pero ahora se encuentra ya muerto.

No comments:

Post a Comment